PADRES PRESENTES EN LA VIDA DE SUS HIJOS

 

Recomendaciones de la tanatóloga y educadora Rita Fishburn sobre el papel de los padres en la vida de sus hijos; niños acompañados, escuchados, con límites y sobre todo, con mucho amor.

Desde pequeños, los niños deben saber que hay personas adultas en las que pueden confiar, y que los aman incondicionalmente. Así lo dejó en claro para 360, Rita Fishburn Olson. La tanatóloga y educadora aseguró que los adultos tienen la responsabilidad de criar a los niños de la mejor manera posible. Y es que, muchos padres de familia se preguntan con frecuencia cómo pueden saber si realmente están presentes en la vida de sus hijos. “Son personitas en desarrollo”, dijo Fishburn. En realidad, el cerebro no se termina de madurar hasta los 25 años, por lo que los padres deben ayudar a sus hijos a expresar sus sentimientos y deseos, así como a buscar soluciones y aprender a autorregularse para tener mejor tolerancia a la frustración.

“Si en la escuela y en su vida diaria tiene muchos problemas de socialización, si no expresa sus sentimientos, si tiene ideas/fantasías/dibujos muy violentos, si no diferencia lo que es bueno y lo que es malo, si amenaza a otros, si es depresivo, está mucho solo, o si está mucho tiempo frente a la televisión o videojuegos, debemos hacer algo para ayudarlo psicológicamente”.  La también directora de la escuela Montessori del Cabo, en Baja California, afirmó que los padres de familia son los responsables de los videojuegos y las películas que ven sus hijos. “Éstos afectan su visión del mundo y hasta la formación de su cerebro”, añadió.

Según los expertos, la salud mental-emocional es parte de la salud en general. En la actualidad, el Trastorno de Déficit de Atención,  dificultades en el comportamiento, la ansiedad y la depresión son los problemas de salud mental más recurrentes en los pequeños. Por ello, lo que los niños realmente necesitan es tiempo de calidad y de cantidad con los adultos importantes en su vida. Fishburn, madre de cuatro hijos, aseguró que si bien ama a sus ocho nietos, no puede ser quien los cuide el 100 por ciento del tiempo.

“Muchos papás de hoy en día dejan a sus hijos desde muy pequeños para que otra persona los cuide, pero los niños necesitan más que eso. ¿Quién va a poner esos límites justos tan importantes a sus hijos, y hacerlo con amor y firmeza? Hay múltiples estudios que constatan que lo que los niños necesitan es correr, saltar al aire libre y jugar con otros niños en juegos creativos”, añadió. Para esto, es indispensable que los padres estén emocionalmente disponibles, es decir, una persona emocionalmente sana es capaz de identificarse en equilibrio. La psicóloga Gloria González Góngora lo explicó previamente a 360: “Imaginemos a una mamá o un papá cuyos recursos emocionales están disminuidos, esto causa dificultades para comunicarse, para solucionar problemas conyugales y su disposición para atender a los hijos estará muy deficiente”.

Tecnología, alimentación y sueño

Algunos padres, si no es que la mayoría, optan por darle a los niños el celular o la Tablet porque creen que se harán más inteligentes. “Al contrario”, dijo Fishburn, ya que los hijos lo que necesitan es acompañamiento, “ser vistos y escuchados de manera empática, sin juicios y sin estar dando soluciones”, ya que el niño debe aprender a solucionar por sí solo sus problemas. ¿Y de qué platican los niños? Fishburn mencionó que a través de un estudio en el que se colocó una grabadora en el carro (para grabar cuando se recogía al niño de la escuela) y también a la hora de la cena, se descubrió que los pequeños hablan mucho sobre lo que no les fue bien en la escuela ese día, y lo hacen para procesar lo sucedido. “El adulto que está con ellos les ayuda para desarrollar su inteligencia emocional/social con preguntas como: ¿Cómo te sentiste? ¿Cómo se sintió el otro? ¿Cómo lo harías diferente si volviera a pasar? Así se desarrolla la empatía con adultos presentes”.

Por otra parte, es de suma importancia el papel de la nutrición y el sueño en la calidad de vida emocional del pequeño. “Si un niño llega a la escuela, sin haber desayunado y/o cansado, sin haber descansado lo suficiente la noche anterior, está más vulnerable emocionalmente, más irritable, con falta de atención adecuada, y así estará más susceptible a tener problemas durante su día”.  Se recomienda además, estar muy al pendiente del comportamiento de los hijos en la escuela, ya que si algo está fuera de lo normal se podrá buscar ayuda lo más pronto posible. Fishburn reafirma que los maestros tienen mucha experiencia con los niños, por lo que hay que escuchar con atención sus recomendaciones y no caer en la negación: “mi hijo no está mal”.

“Como papás y maestros, necesitamos darnos cuenta de los niños que se sientan solos, sin amigos, sin apoyo en casa, y hacer algo para que no se sientan aislados sino escuchados, tomados en cuenta, amados. Si un niño está muy callado, sin alegría, que ha cambiado su modo de ser, o tiene nuevos amigos que están influyendo negativamente en él, hay que investigar lo que le pasa y hablar con él, que se sienta apoyado, querido”.}

 

¿Cómo vivir en este mundo?

En la cotidianidad, los niños y adolescentes se ven envueltos en situaciones tristes, desde lo que ven en las noticias, hasta lo que le pasa a sus amiguitos o familiares. Para poder sobrellevar esto, es importante que los padres creen un vínculo de amor y confianza desde que sus hijos están pequeños, con el fin de que puedan expresar sus temores y sus sentimientos. “El vínculo se forma pasando mucho tiempo con ellos en un ambiente amoroso de confianza, respeto, y mucha alegría. Si un amigo está pasando un duelo, puede explicarle que su amigo y la persona fallecida estarán siempre unidos por el amor que se tienen, como un cordón invisible que no se puede romper jamás, y que ustedes también siempre estarán unidos, pase lo que pase”.

Rita Fishburn recomienda el libro  The Invisible String de la autora Patrice Karst.

Sí se requiere de buenos métodos de crianza como el amor y el respeto, y muchas muestras de cariño sinceras, pero también son necesarios los límites claros y ser consistentes: “sin gritos o castigos, sino a través de la búsqueda de soluciones y reparar los errores (consecuencias lógicas)”. Por ejemplo, Fishburn aseguró que los adolescentes no pueden medir las consecuencias de sus actos y por eso hacen cosas tan atrevidas, porque el lóbulo frontal del cerebro no se termina de madurar hasta los 25 años y aquí es donde se toman las decisiones lógicas. “Que no se nos olvide que los adolescentes tienen ya el cuerpo de un adulto, pero su cerebro aún no los alcanza para poder tomar decisiones maduras. Debemos seguirlos guiando, pero también que vayan aprendiendo a tomar decisiones, agarrando confianza y experiencia con sus errores. ¡ESCUCHEN a sus hijos y tengan una RELACIÓN cercana buena con ellos!”, puntualizó.

 

Cantidad de horas que deben de dormir de acuerdo a la edad:

Niños 1-2 años – 11-14 horas

3-5 años – 10-13 horas

6-13 años – 9-11 horas

14-17 años – 8-10 horas

Nidia Martinez

Reportera y creativa. Escribe sobre las tendencias actuales de música, cine, series, famosos y todo lo relacionado con el mundo del espectáculo. Particular interés en entrevistas con músicos. Fanática de la literatura infantil, los perros y la cerveza.