EN CASA ¿Y CON NIÑOS?

10 recomendaciones para las mejores vacaciones (con niños)

  1. Un horario: Qué aburrido, lo sé. Suena a tedio. Pero es lo mejor que le puede pasar a la familia. Es la oportunidad perfecta para sacarle provecho al tiempo. El niño puede poner la cantidad de horas de pantalla que quiera, mientras también ponga tiempo para leer, para hacer ejercicio o jugar afuera, para estar con los demás (familia y amigos) y, por qué no, para rezar un poco también. Un horario es un instrumento para viajar en el tiempo, y aprovecharlo.
  2. Un libro: Nuevo de preferencia, para explorar el placer de ir a una librería, de buscar un título interesante y darse, un pasón de olor a libro nuevo. Es una buena iniciación. Y, si en vacaciones puede terminarlo, es un gran logro. Las vacaciones en que leí tal o cual libro, es una sensación de triunfo que no se olvida. Ojalá, puedas leer con ellos antes de dormir. O durante el día, que te vean leyendo a ti también.
  3. Un interés nuevo: dinosaurios, planetas, flores, béisbol, pasteles, lo que fuera. Y buscar que explore y conozca un mundo nuevo durante las vacaciones. Decorar la recámara y cambiar las sábanas por unas alusivas a ese interés. Buscar el póster o el rompecabezas alusivo a aquello que se explora. En el fondo es una oportunidad de aprender a tener intereses. A darse un clavado en el hobbie o la afición. Logrará, de esta manera entender cómo entender cosas nuevas y hacer inmersión en nuevos intereses.
  4. Encargos: Las vacaciones son un momento perfecto para aprender a tender la cama, por ejemplo. En principio, no hay la excusa del tiempo. Para que recolecten los botes de basura y la pongan en el basurero grande. Para limpiar ventanas y cortar el césped del jardín, bañar al perro…  Saber ordenar, limpiar y reparar, por ejemplo, son importantes en la vida. Pocos encargos, pero serios y de consecuencia. Para empezar a hacerse cargo de la vida.
  5. Aire libre: Salir al jardín, al parque, subir un árbol, patear un balón. Correr y gritar. Caerse, rasparse y levantarse. Subirse a la bicicleta o a los patines, al subibaja. Estar al sol y sudar un buen rato. O ir a la piscina. Te ayudará por las noches, cuando sea hora de dormir. Y si lo haces con frecuencia, poco a poco verás que hay menos leones enjaulados en tu casa.
  6. Autonomía: ¿Sed? Ahí está el garrafón. ¿Hambre? Hazte tu propio sándwich. No estoy fomentando la desatención de los niños, pero sí, poco a poco su autonomía. En vacaciones hay tiempo suficiente para acompañarlos a que vayan haciéndose cargo de sus propias cosas.
  7. Hacer la maleta. Si viajan, es un momento estupendo para aprender a empacar y que vayan entendiendo cuánto pesan sus cosas, así como qué cosas deben de ir de viaje con él o ella y cómo se guardan. La habilidad de viajar ligero y cargar con su propio peso, se enseña temprano y se agradece para siempre.
  8. Cocinar: En tiempos de fitness puede ser útil no ser inútil en la cocina. Prender el fuego, preparar los ingredientes, mezclar y revolver. El orgullo de haber hecho la comida, o una parte de ella. También, los postres y la repostería, hay más tiempo y la comida es cosa buena. Aprovechen.
  9. Los amigos: Júntalos, deja que los tuyos sean anfitriones en tu casa. Así les enseñamos a estar pendientes de los demás y es buen momento para conocer a los amigos de tus hijos, pasando tiempo juntos. El cine, el videojuego, el fútbol, las escondidas, las muñecas, el té…todo es más divertido (y enriquecedor) cuando son más.
  10. Ver la tele: Hay mucho que ver hoy en día, y hay también mucho que no ver. Pero en vacaciones le puedes transmitir ese gusto tuyo o de tu cónyuge por las películas que te marcaron a ti. Las historias que nos alimentan son importantes y en los días sin escuela, las trilogías del Señor de Los Anillos, las películas de Harry Potter o la Guerra de las Galaxias, Indiana Jones, etc… son buenos momentos para convivir en familia y escuchar las historias de lugares lejanos, con personajes muy humanos y muy heroicos a la vez. Linda oportunidad de aprovechar el tiempo.

 

 

Jesús Santos
Jesús Santos

Educador con amplia experiencia en la formación de padres de familia, docentes y alumnos. Especialista en personas. Intenta todos los días educar en libertad. Regio de origen. Actualmente dirige el North Hill Education System en el norte de la ciudad. Papá de 4, esposo de una para toda la vida.

No hay comentarios

Comentarios cerrados