ELLOS TAMBIÉN NECESITAN DE NOSOTROS

CLARA VILLARREAL

He dedicado varios editoriales a hablar de los bomberos, y es que no me canso de reconocer el esfuerzo, grandioso y admirable, que hacen estos seres humanos. Nunca nos imaginamos que un día nos veremos rodeados de llamas o que no podemos salir del edificio en el que nos encontramos porque afuera todo está ardiendo o simplemente que es imposible abrir las ventanas para que circule el aire porque en este vuela la ceniza de un incendio cercano. Pero lo cierto es que los incendios son una realidad y, al ir dejando atrás el invierno, se aproxima la temporada de mayor riesgo de fuego.

En otros países, la figura del bombero es muy reconocida; está casi a la par de un superhéroe en México. Nos falta… y bastante. Las condiciones en las que laboran son precarias y tienen que hacer milagros con los recursos disponibles.

Para mí, el bombero es más grande que un superhéroe porque es un ser humano real, de carne y hueso como cualquiera de nosotros; pero con un amor por la vida como ninguno. Se necesita valor para caminar entre las llamaradas, soportar el calor, vencer el miedo de que la construcción se desplome y, aún así, en una situación extrema, los bomberos se arrojan a la hoguera para salvar a quien se encuentre en peligro. Su labor es digna de reconocimiento, de aplauso, de toda nuestra admiración.

Los bomberos son ejemplo de solidaridad, pues no solo se unen con la comunidad para salvaguardar la integridad de sus habitantes, sino que entre ellos mismos hacen un equipo sumamente unido, comprometido con la vida y hasta la muerte, sin exagerar. Entre ellos prevalece la regla de que todos los que entran al incendio tienen que salir, no pueden dejar a nadie del equipo atrás.

Por eso, cuando tengan la oportunidad de apoyar una causa, súmense a la de los bomberos. Nos necesitan, y ellos no van a titubear en ayudarnos el día que un incendio nos alcance.

Twitter: @claravillarreal

contacto@claravillarreal.com

Clara Villarreal

Consultora de imagen personal, etiqueta empresarial y protocolo Institucional y organizacional.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado