EL REY DE LA CENA DE NAVIDAD

Desde la época prehispánica a la actualidad, el pavo es un platillo que acompaña a los mexicanos durante las fiestas.

Desde la época prehispánica a la actualidad, el pavo es un platillo que acompaña a los mexicanos durante las fiestas.

Por: Carolina García

La cena de Navidad no está completa sin el pavo, ya sea relleno o no, pues es más que un platillo principal, es tradición, es unión familiar y es herencia prehispánica.

De acuerdo con el estudio Compras de Navidad 2017  realizado por Deloitte, 80 por ciento de los consumidores de México y Latinoamérica dieron prioridad al gasto de la cena de Navidad.

Desde la época prehispánica a la actualidad, el pavo es un platillo que acompaña a los mexicanos durante las fiestas.

El pavo fue de los platillos favoritos, pues en 2018 se produjeron más de 10 mil 741 toneladas en el país.

Herencia azteca

La tradición de consumirlo durante las fiestas tiene su orígen en las celebraciones aztecas. Los primeros registros de esta ave datan de hace más de dos mil años y lo ubican en lugares como Temamatla y Tlatilco, en el centro de México.

El pueblo azteca lo incluía en su dieta en los rituales de solsticio de invierno, que marcaba el nacimiento de un nuevo ciclo. La celebración se llamaba Panquetzaliztli y se conmemoraba la victoria del dios Huitzilopochtli sobre la diosa de la luna, Coyolxauhqui.

Desde la época prehispánica a la actualidad, el pavo es un platillo que acompaña a los mexicanos durante las fiestas.

Como parte de la conquista, los españoles reemplazaron la celebración de Panquetzaliztli por las fiestas católicas y mantuvieron la tradición de consumir guajolote. La primera Navidad se festejó en 1528.

Se convirtió en la mejor opción de platillo principal por su breve tiempo de engorda (9 meses), a comparación de otras aves como los patos, gansos o gallinas, y la cantidad de  carne que posee, pues rendía para más personas.

El pavo casi se extingue debido a su caza excesiva en 1930, pero se implementaron regulaciones estrictas para salvarlo.

El ave de muchos nombres

El guajolote, nombre que los aztecas pusieron a esta especie, proviene del náhuatl ‘huexólotl’, que se traduce como ‘gran monstruo’, refiriéndose a un ave fuera de lo ordinario y evidencia de lo divino.

En otras regiones de latinoamérica se le dio el nombre de chompipe, guanajo y pisco, pues los pueblos precolombinos le nombraron con sus propias lenguas.

Desde la época prehispánica a la actualidad, el pavo es un platillo que acompaña a los mexicanos durante las fiestas.

Tras la llegada de los españoles, se le conoció como gallina de las Indias y después pavo, por su parecido con los pavorreales asiáticos. A Reino Unido llegó a través de Turquía y por ello se le conoce como ‘turkey’.

Tiene tantas generaciones criándose en cautiverio que es casi imposible que vuelvan al estado salvaje.

¿Con qué maridar?

Este platillo puede acompañarse con varios tipos de vino dependiendo de su preparación y  su relleno, no descartes ninguno.

  • Vino tinto: un shiraz, un merlot o una combinación de ambos irá bien con los rellenos frutales y especias dulces.
  • Vino blanco: procura uno de baja acidez, dulce y con aroma a flores y frutos.
  • Rosé: de preferencia los malbec y shiraz, pero busca uno no muy dulce.
  • Champagne: si quieres algo más tradicional puedes apostar por esta bebida espumosa.

Desde la época prehispánica a la actualidad, el pavo es un platillo que acompaña a los mexicanos durante las fiestas.

Estados Unidos y China son los mayores productores a nivel mundial, seguidos por Francia, Italia, Alemania, Reino Unido, Canadá y Brasil. Juntos representan 94 por ciento de la producción.

Propiedades nutritivas

Aunque su consumo excesivo puede provocar problemas de peso, el pavo también brinda beneficios a la salud:

  • Su carne tiene menos calorías que la de res o la de cerdo.
  • Tiene alto contenido proteico.
  • Posee abundante calcio, yodo, fósforo, magnesio y potasio.
  • Es rico en vitaminas B1, B3, B5 y B6.

120 gramos aportan 500 calorías.

Desde la época prehispánica a la actualidad, el pavo es un platillo que acompaña a los mexicanos durante las fiestas.

Mantén el peso en Navidad

Una de las preocupaciones de las fiestas es el aumento de peso, porque se ingieren platillos con muchas calorías. Para evitarlo, se pueden seguir los siguientes consejos:

  • Antes de la cena puedes comer fruta para no llegar con mucha hambre. Durante la cena, sírvete más ensalada y menos de otras guarniciones.
  • Si te excediste en la cena de Navidad el resto de las comidas deberán ser ligeras e incluir frutas y verduras.
  • Aunque el recalentado ya es tradición, sólo provocará aumento de peso. Procura no cocinar de más.
No hay comentarios

Comentarios cerrados