EDUARDO VERÁSTEGUI EN SALTILLO “EL ARTE PUEDE TRANSFORMAR VIDAS”

Eduardo Verástegui.

Por: Nidia Martínez de León

El actor y productor visitó la ciudad para promocionar la cinta ‘Inesperado’ y ofrecer un mensaje pro vida.

“Inesperado” o “Unplanned” es una cinta que cuenta la historia de Abby Johnson, una de las directoras más jóvenes de las clínicas Planned Parenthood en Estados Unidos, una organización sin fines de lucro que provee servicios de salud sexual reproductiva, abortos y planificación. Según la sinopsis, un día la vida de esta joven cambia cuando es partícipe de algo inesperado. Y para promocionar dicha cinta y traer a la ciudad un mensaje pro vida, el actor Eduardo Verástegui ofreció una rueda de prensa en donde presumió de estar en la premier número 23 de 32, pues el próximo 11 de diciembre terminará la gira nacional, en donde plantea su defensa por la vida. Previo a su cita con los medios de la ciudad, el productor y actor estuvo presente en una misa que se celebró en Club Timón (Regnum Christi), a donde tuvo acceso 360 y en donde se abrió con los presentes para contar su testimonio de vida.

“Ha sido una experiencia increíble porque desde un principio no estaba planeado recorrer todo el país, la idea era simplemente traer la película, que para mí es muy importante por muchas razones, la primera porque es la historia de una amiga que conocí hace 10 años en Los Ángeles, California”, dijo. Según Verástegui, quedó impactado por la “valentía y  compromiso con la defensa de la vida” que tuvo su amiga. Y aunque pareciera fácil, le costó mucho trabajo encontrar una distribuidora que estuviera emocionada con el proyecto, por lo que decidió abrir su propia casa productora, y como estrategia de marketing invitó a 15 legisladoras de diferentes partidos políticos de nuestro país.

“Para mí es mandar un mensaje de unidad, a pesar de que en otros temas las legisladoras no se toman de la mano en el tema de la vida coinciden, aquí sí, porque es un tema humanista y defendemos la vida de los bebés, más que una película es una herramienta que promueve los valores y las causas humanistas que protegemos desde el Congreso, desde ahí comenzó esta unidad; combinación de arte, política y ética al servicio de la familia, de la vida y de la mujer, y el compromiso fue hacer una premier en cada Estado que ellas representan”, agregó.

Eduardo Verástegui.

En ese sentido, Verástegui comenzó con un movimiento que busca “concientizar en la audiencia sobre la importancia de defender la vida desde su origen hasta su final. Parte de mi trabajo como cineasta es inspirar a la gente a que levanten la voz, que los jóvenes no tengan miedo de defender la vida”. Aseguró que lo más pequeños son los más vulnerables, “son los que no se pueden defender, están dentro del vientre de su madre y corren el riesgo de perder la vida”.

Por otro lado, contó que también se debe velar por la vida de “los niños de la calle, después siguen los niños de trata sexual, la vida de los adolescentes que sufren adicciones, las mamás violentadas, hay que estar ahí presente , tratando a todas las mujeres como nos gustaría que trataran a nuestras mamás y hermanas, la vida del que fue falsamente es acusado y que no tiene para un abogado, la del anciano abandonado en un asilo y que ni su familia lo visita, y para cerrar el círculo nuevamente regresamos a la defensa del más pequeñito, el bebé que corre el riesgo de ser abortado, porque si estas mujeres tuvieran el vientre de cristal ninguna abortaría porque vería el milagro que lleva adentro”.

Para entender sobre sus convicciones de vida, Verástegui se remontó en el tiempo y recordó cuando tenía 28 años. “En aquel entonces me di cuenta que después de 10 años de carrera y de estar trabajando muy duro para aterrizar todos mis sueños, y que yo pensaba que después de aterrizarlos iba a ser muy feliz, estaba muy confundido porque por un lado lo tenía todo y por otro no tenía nada”. El actor entonces se preguntó sobre lo que faltaba en su vida, y descubrió que las razones por las que quería ser actor eran “bastante  superficiales y frívolas”.

Pronto, y gracias a las pláticas que tuvo con su maestra de inglés se dio cuenta que era “parte del problema”, porque los proyectos que aceptaba no los sometía a ningún criterio. “Le hice una promesa a mis padres, a mi madre que me dio la vida, de que jamás volvería a trabajar en un proyecto que ofendiera mi fe, a mi familia, o a mi comunidad hispana y por andar haciendo promesas me quedé sin trabajo cuatro años, me la pasaba rechazando proyectos, pensaron que me había vuelto loco.

“Y me cansé de esperar a que llegara a mi vida un proyecto del que realmente quería hablar, películas que tuvieran el potencial no solamente de entretener, sino que tuvieran el potencial de elevar la dignidad que perdimos en el mundo entero, que cuando la gente se vaya del cine se vaya queriendo amar más y herir menos, queriendo perdonar más, queriendo convertirse en la mejor versión de su persona, alcanzando su máximo potencial, el arte tiene ese poder de transformar vidas para bien o para mal, tiene el potencial de elevar el intelecto de la audiencia sobre lo que es bueno, lo que es bello”.

Fue ahí cuando decidió crear sus producciones y lanzó “Bella” (2006), película que cuenta la historia de una mujer que está embarazada y ve en el aborto su única salida, sin embargo José (Eduardo Verástegui) la convence de que no aborte y adopta a su bebé. En aquel entonces el actor quería prepararse para su personaje y se fue a una clínica de abortos, en un barrio hispano de Los Ángeles, y ahí conoció a una mujer que le pidió un autógrafo. Resulta que por estar platicando, alrededor de una hora, ésta mujer perdió su cita para abortar y aceptó la ayuda de Verástegui. Meses después el actor fue a conocer al bebé, quien se llama Eduardo.

“Jamás me imaginé que al hacer una tarea me fuera a convertir en el instrumento que salvaría la vida de Eduardo, cuando tuve al bebé en mis brazos yo sentí cosas que nunca había sentido, eso me impactó mucho, las palabras de sus papás ‘gracias por salvarle la vida a mi hijo’. La película ha salvado más de cinco mil vidas, y eso me inspiró a viajar por todo el mundo con proyectos artísticos como el de ‘Inesperado’, para animar a la gente a defender la vida”.

No hay comentarios

Comentarios cerrados