EDUARDO RAMOS EN TESLA: COMPROMETIDO CON LA CALIDAD

El ingeniero ha participado en múltiples arranques de proyecto a lo largo de sus 22 años de carrera en la industria automotriz.

 El ingeniero ha participado en múltiples arranques de proyecto a lo largo de sus 22 años de carrera en la industria automotriz.  

FOTOS CORTESÍA

Eduardo Ramos Aguirre empezó una nueva etapa de su vida, junto con su esposa y sus tres hijos, en enero de 2014, cuando se mudaron a Estados Unidos, y desde 2015 trabaja para Tesla. 

El Ingeniero en Mecánica en Manufactura vivió una temporada en Michigan, allí estuvo en Fiat Chrysler Automobiles, empresa para la que trabajaba en México desde 2009. Pero a finales de 2015 se mudó a California para entrar a Tesla, una compañía que fabrica y comercializa autos eléctricos.

AMIGOS

Allí labora en el departamento de Ingeniería de Calidad, en el área de ensamble general de la planta de Fremont. A lo largo de cuatro años, ha participado en varios proyectos. 

“He tenido la oportunidad de trabajar en mejorar la calidad de los cuatro vehículos que esta compañía produce actualmente, que son el Model S, Model X, Model 3 y Model Y, formando parte del equipo de lanzamiento en tres de estos”, explicó.

El ingeniero ha participado en múltiples arranques de proyecto a lo largo de sus 22 años de carrera en la industria automotriz.
Visita guiada por la planta de ensamble Tesla en Fremont, California. Eduardo Ramos con su hermana Marisa, su mamá y su esposa.

El ingeniero ha participado en múltiples arranques de proyecto a lo largo de sus 22 años de carrera en la industria automotriz.

También ha participado en varios arranques, a lo largo de sus 22 años de carrera en las áreas de calidad y proyectos de la industria automotriz. Desde el lanzamiento del nuevo modelo para la pick up RAM 2002 en Derramadero, el formar parte del equipo de arranque de una nueva planta con Lear Corporation para Interiores en Ramos Arizpe, hasta los últimos vehículos de Tesla (X, 3 y Y), entre otros.

FAMILIA

Pero para alcanzar el éxito ha debido adaptarse a un nuevo ritmo de trabajo, pues al ser Tesla una compañía muy joven se requiere mayor velocidad para seguir siendo líder en el mercado de autos eléctricos.

El ingeniero ha participado en múltiples arranques de proyecto a lo largo de sus 22 años de carrera en la industria automotriz.
Juego de béisbol del equipo de los Gigantes en el estadio AT&T con compañeros de Tesla.

Vivir en Estados Unidos

Mudarse al extranjero también le permitió entrar en contacto con diferentes culturas y ha vivido distintos choques culturales, dependiendo de la zona. “Es algo similar a las diferencias entre nosotros como mexicanos nacidos en el norte, centro o sur de la república”, apuntó.

En Michigan, la gente es conservadora, la mayoría es estadounidense y hay un ambiente de cordialidad dentro y fuera del trabajo. Se nota incluso en la vialidad, pues Ramos explica que es muy raro escuchar un claxon y los conductores suelen ceder el paso a los peatones.

“En California, la diversidad de nacionalidades es grandísima por lo que es muy interesante el estar en un ambiente tan diverso, ya que tienes que volverte muy receptivo a los diferentes pensamientos y opiniones de los demás, entendiendo que estos están basados en una diferente educación escolar, familiar y religión”, señaló.

Además, disfruta de la naturaleza del estado: lugares con nieve como Lake Tahoe, perfectos para esquiar; zonas de playa, aunque el agua del océano Pacífico suele ser fría, y ciudades como Los Ángeles y San Diego.

El ingeniero ha participado en múltiples arranques de proyecto a lo largo de sus 22 años de carrera en la industria automotriz.
Lake Tahoe, California en temporada de invierno.

Sin embargo, ambas regiones tienen en común un ambiente laboral más competitivo, lo cual le obliga a estar más alerta y le ha ayudado a crecer profesionalmente.

Entre sus planes a largo plazo siempre ha estado regresar a Saltillo. Espera poder mudarse primero a Texas, para estar más cerca de Coahuila y visitar la ciudad más seguido, pues el viaje es muy largo desde California.

El ingeniero ha participado en múltiples arranques de proyecto a lo largo de sus 22 años de carrera en la industria automotriz.
Eduardo y esposa Marcela en la Misión de San Juan Bautista de La Salle, California.

Situación del coronavirus

A principios de abril, Eduardo Ramos trabajaba desde casa la mayor parte del tiempo y ocasionalmente iba a la planta en Fremont por unas horas, cuidando las medidas sanitarias.

“Han sido tiempos de mucha unión familiar, juegos y mayor convivencia, lo cual ha sido bueno. Gracias a Dios, nosotros y nuestros familiares en México, todos, estamos bien”, comentó.

El ingeniero ha participado en múltiples arranques de proyecto a lo largo de sus 22 años de carrera en la industria automotriz.
Juego de fútbol americano de los 49ers en el estadio Levi’s, en Santa Clara, California.

Estudios en Saltillo: Ingeniería Mecánica en Manufactura en el Instituto Tecnológico de Saltillo.

¿Cuándo te fuiste de la ciudad?

En enero de 2014.

¿Dónde vives actualmente?

Dublin, California.

¿A qué te dedicas?

En diciembre del 2019 cumplí mi cuarto año trabajando para Tesla, estoy en el departamento de Ingeniería de Calidad.

¿Qué es lo que más extrañas de Saltillo?

Todo. Mi familia, amigos que todavía conservo desde la niñez, la comida en general, lugares tan bonitos como el centro histórico y pasar por el Colegio Ignacio Zaragoza (CIZ), donde estudié desde kínder hasta la prepa (11 años) y donde estudiaron mis 3 hijos y mi esposa también por un tiempo.

El ingeniero ha participado en múltiples arranques de proyecto a lo largo de sus 22 años de carrera en la industria automotriz.
Tesla Modelo S en Truckee, California.

Anécdota de Saltillo que ponga una sonrisa en tu cara: Bastantes anécdotas: mi niñez en el grupo 1 de los Scouts pertenecientes directamente al CIZ en aquel entonces, andar en bicicleta de una colonia a otra para sacar a mis amigos de sus casas e ir a dar la vuelta, tocar la guitarra con mi banda de rock LA NETA durante mi adolescencia.

¿Qué es lo que más añoras de comida de Saltillo?

Empezaré por las enchiladitas de la calle Madero, que son un manjar para mí. También los burritos de la Posta, las Flautitas, los tacos del Fogón, las tortas del Apenitas, los tacos y el menudo de los Pioneros, las gorditas Medina y ¡se me olvidaba el cabrito!

¿Qué le agradeces a Saltillo?

Que es una ciudad donde puedes tener todo, ya que es en general un ambiente sano con mucho trabajo y oportunidades. Muchísima gente llega de fuera de Coahuila a trabajar en el área.

Comida: me gusta hacer carne asada y mi esposa prepara un caldo de pollo con crema de champiñones muy bueno, basado en la receta de mi madre.

Bebida: té helado y las cervezas Modelo que se hacen en Nava, Coahuila. 

Lugar favorito para comer: Las hamburguesas “5 Guys” están muy buenas.

El ingeniero ha participado en múltiples arranques de proyecto a lo largo de sus 22 años de carrera en la industria automotriz.
Visita con sus suegros a la Universidad de Stanford, California.

Lugar turístico: me gusta mucho ir a Monterey, donde hay mucha fauna marina e incluso puedes ir a pasear en embarcaciones para observar las ballenas en mar abierto. Por supuesto que San Francisco es una ciudad que debes visitar si estás en la zona.

Consejo para las nuevas generaciones: tener el inglés muy afianzado y buscar aprender uno o dos idiomas más de ser posible. Estudiar carreras flexibles y con futuro, las maestrías en procesos de manufactura y control de calidad son muy bien vistas. Hay que estar dispuestos y alerta a los cambios, pero sobre todo mostrar actitud en lo que hagas.

Avatar
Carolina García

Nació en Saltillo, Coahuila en 1995. Ama la lectura y narrar historias. Es licenciada en comunicación por la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Coahuila. Participó en las antologías de cuento: “Imaginaria” (2015), “Los nombres del mundo: Nuevos narradores saltillenses” (2016) y “Mínima: Antología de microficción” (2018).

No hay comentarios

Comentarios cerrados