¿Qué dicen los colores?

Basta abrir los ojos para inundarnos de colores. ¿Te has percatado de cuánto influyen en nuestra vida?

 

Los colores son energía y mandan mensajes, tanto cuando los llevamos puestos, como cuando se encuentran en el entorno. Lo que pulsan nos afecta en forma psicológica, física y estética. Nos pueden provocar todos los estados de ánimo, desde alegría y tristeza, hasta estrés y relajamiento. Por ejemplo, no es lo mismo ver a una persona vestida de negro que de blanco; o bien, entrar a un cuarto con paredes rojas que pintadas de blanco, ¿cierto?

A continuación escribo algunos de sus efectos:

Tabla de significados

influencia física (if)

Impacto psicológico positivo (ip +)

Impacto psicológico negativo (ip-)

Azul. Es símbolo del agua en reposo. Incluye todos los tonos de azul, menos los tonos acua. (if): su efecto es relajante, disminuye la presión sanguínea, el ritmo cardiaco y el respiratorio. (ip +): la energía de los tonos más oscuros es de autoridad, orden, confiabilidad y logro. Los tonos medios son más apropiados para inspirar confianza, equilibrio, ternura y sensibilidad. (ip-): Denota un carácter predecible y conservador.

Rojo. Expresión de fuerza vital. (if): el pulso se acelera, aumenta la presión sanguínea y el ritmo respiratorio. (ip +): incentiva, produce deseo, refuerza la voluntad de vencer y la vitalidad. Es

imposible no voltear a ver a una persona que viste de rojo. Eleva la energía de quien lo usa. En pequeños acentos proyecta autoridad sin amenaza. (ip-): denota agresividad, necesidad de dominio y una postura autoritaria. Evita el rojo cuando no estés preparado para llamar la atención o cuando vayas a una entrevista de trabajo, pues te verás como una persona que no sabe trabajar en equipo.

Café. Es un color diluido. Su energía desalienta el impulso creador y la vitalidad. Muestra receptividad pasiva. (if): se relaciona con malestares físicos en el organismo. (ip +): es ecológico, acogedor, sensible. Es el color menos amenazante. Úsalo cuando quieras que los demás se abran contigo. Resulta muy apropiado para el campo. (ip-): es aburrido, poco sofisticado y demasiado seguro. Ninguna persona que se considere importante usa café en sus trajes. Evítalo cuando te entrevistes con un amigo lleno de problemas, te los contará todos; o bien, cuando des una presentación, pues no favorece la atención.

Verde. Representa la naturaleza. (if): su energía tranquiliza y relaja los nervios. (ip +): denota perseverancia, tenacidad y firmeza. Quien lo lo lleva en su vestimenta transmite consistencia de criterio, rasgos de dominio y alta autoestima. Según los expertos, la gente que prefiere el verde es equilibrada, analítica, crítica y muy lógica. (ip-): la persona que lo usa proyecta resistencia al cambio o una personalidad aburrida, predecible y necia. No es recomendable portarlo para recaudar fondos, solicitar un préstamo bancario ni para persuadir a socios inversores.

Blanco. Simboliza una página nueva, los rayos del Sol. (if): su energía transmite salud, paz y vitalidad. (ip +): quien lo porta denota pureza, limpieza, frescura y capacidad visionaria. Refleja higiene, salud y seguridad en sí mismo. Cuando se combina con un color opuesto, como el negro o el azul marino, se proyecta autoridad y elegancia. Una persona de blanco llama la atención. (ip-): es frío, muy aséptico y clínico. Evítalo si tus actividades no te permiten estar impecable.

Gris. Tierra de nadie. (ip +)= su energía es neutral, respetable y balanceada. En los negocios es el color más seguro, resulta menos autoritario que el negro o el azul marino. Quien lo usa da la impresión de ser una persona profesional y ecuánime. Sin embargo, es poco recordable y no deja una impresión duradera. (ip-)= trasmite ausencia de compromiso, anonimato e incertidumbre o duda.

Como ves, los colores son una herramienta poderosa de comunicación. Continuaremos…

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado