¿Qué dicen las tendencias de moda otoño 2018?

El verano está terminando, ahora viene el otoño a llenarnos de belleza y moda. Desde colores brillante hasta estampados, vestidos , capas, sacos y faldas: todo listo para reinar el termino del verano con todo el estilo.

Se dice que la moda mas que una forma de vestirse , es una forma de revelar al mundo lo que se calla.

“La moda puede ser nostalgia, la moda puede ser arma política, la moda puede ser muchas cosas, a veces frívola, a veces trascendental y, otras, reflejo de un contexto social. Bueno, esto último siempre. Por eso, en 2018 las tendencias no podían limitarse a un color, una silueta o una década porque sí. Todo tiene su razón.

Si bien la moda mira atrás para revisitar el estilo lady like ahora que hemos despedido a Hubert de Givenchy, el último gran couturier, mira también hacia adelante al redefinir los códigos de la working girl, superando, poco a poco, esa asociación al armario tradicionalmente masculino. Pero mira también al presente, a la crisis de refugiados –de manera explícita, con la acción solidaria de Demna Gvasalia en Balenciaga–, al auge del mercado musulmán, por el que se reivindica el gesto de cubrirse la cabeza, y almovimiento feminista, señalado por algunas voces como responsable de una vuelta al puritanismo.”

Animal print: Voz para la fauna

Al sempiterno estampado de leopardo –ya considerado un clásico– se unen todos sus familiares felinos, pero también la cebra, la serpiente o el cocodrilo. Ahora el animal print no se lleva en pequeñas y discretas dosis. Desoye todo lo que te hayan recomendado hasta ahora, porque en otoño la consigna es que destaque, ya sea con prendas statement como abrigos o chaquetones o con más de una pieza en el mismo look.

Colores reflejantes: Seguridad ante todo

Modelos desfilaron con chaquetas en naranja reflectante, pasamontañas, monos de trabajo y vestidos de aluminio. La cultura se somete a una revisión de valores y, dado el contexto de convulsión internacional, se pone en juego algo tan esencial como la integridad física. De ahí a que los colores neón cobren especial relevancia , y las chaquetas parecen antibalas configurando, así, la evidencia de que las personas queremos sentirnos seguras, y lo manifestamos por medio de nuestra vestimenta.

Tweed: Elegancia y feminidad

La temporada que viene parece ponerse de acuerdo a la hora de remasterizar el estilo lady like que dibujaron entre todos ellos: el tweed, los salones, las medias de color y, el pañuelo de seda en la cabeza. Con esto se habla del papel tan importante de la mujer en la sociedad.

Working Girl look: Feminismo

¿Tiene sentido seguir hablando de working girls con ese matiz de excepcionalidad cuando la mayoría de la población femenina en el primer mundo está en el mercado laboral? E hilando más fino, ¿se debe limitar la tendencia office, por llamarla de otro modo, al vestir heredado directamente del armario masculino? Pues ahora el dress code también se ha feminizado, según lo que normativamente entendemos como femenino. Así, los pantalones de pinzas se vuelven más ligeros y anchos, mientras que las faldas lápiz ceden su reinado a las plisadas. Dicen que el hecho de que mujeres diseñen para mujeres tiene mucho que ver.

Layering: hablemos de pobreza

En el último desfile de Demna Gvasalia para Balenciaga muchos se llevaron las manos a la cabeza: ¿había llevado el diseñador georgiano su apropiación de logos ajenos demasiado lejos con camisetas y sudaderas del Programa Mundial de Alimentos? Esta vez no era un juego de ironía, tampoco de tensar las cuerdas. Se trataba de una recaudación de fondos real para asistir a familias refugiadas o víctimas de desastres naturales, se vieron superposiciones de chaquetas de tejidos técnicos, los analistas de tendencias vieron una recreación de la migraciones forzosas en las que se va con lo puesto.

Puritanismo: Exigiendo respeto

En los últimos meses, muchos editores de moda se han preguntado cómo afectaría el movimiento #MeToo –iniciado en el seno del cine– a la moda. Más que a la moda , donde han salido a la luz abusos con sus consiguientes denuncias públicas, sobre todo por parte de modelos, a las tendencias. Y aunque cuando hablamos de temas como acoso, consentimiento o conciencia de género no debería haber grises ni subjetividades, que todavía hay.

La represión, se manifiesta a esa indumentaria austera y recatada, además de tan rígida que no le permitía movimiento.

m

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado