DÍA DE MUERTOS

NAYELI

Algo de lo que más nos caracteriza como mexicanos es el culto y respeto a los seres queridos que se nos han adelantado, tanto que hasta hemos dedicado todo un día mágico, lleno de costumbres y creencias, para ellos.

El Día de Muertos es una celebración mexicana de origen prehispánico, que recuerda y celebra a los difuntos el 2 de noviembre, coincidiendo además con las celebraciones católicas del Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos. Es muy común que en estas fechas las iglesias y cementerios se llenen de gente llevando flores a los que se nos adelantaron; sin embargo, hoy con la pandemia también esta celebración será diferente, pero no por ello menos especial, ya que es una excelente oportunidad de recordarlos y sentirlos desde adentro, más que desde afuera. Hoy, recordar sus virtudes y vivirlas en nuestra vida es una buena manera de honrarlos.

En lo personal, considero que esta costumbre merece ser celebrada y no debemos dejarla morir, porque aunque a veces pareciera que la palabra MUERTE es un tabú del que nadie quisiera hablar, resulta que la muerte es tan natural como nacer. Sí, porque si reflexionamos a profundidad, lo único que se nos asegura al nacer es que vamos a morir, por ello esta tradición también honra a la vida misma, enseñándonos el lado bueno del morir: SER RECORDADO, o una palabra que me gusta más: TRASCENDER.

Recordar a nuestros seres queridos no es algo malo, al contrario, es una hermosa bendición: ver sus fotos, acordarnos de lo que les gustaba comer, lo que les gustaba hacer, etc. es mantener vivo su espíritu entre nosotros, la gente que más los quiere.

Levantemos estas bellas tradiciones y sigamos transmitiéndolas de generación en generación, demostrémosles a nuestros hijos que morir es parte de vivir, pero que ser recordado es parte del BUEN VIVIR.

Este 2 de noviembre no olviden poner su altar; grande, pequeño, mediano, no importa. Pero hagámoslo con el afán de transmitir esta costumbre tan nuestra, donde, de alguna manera, viven los que se nos adelantaron, porque gracias a ellos nuestra vida está llena de hermosos momentos.

Celebremos más que el Día de Muertos, el día de los que viven para siempre en nuestros corazones, y vivamos en esta vida de la misma manera que quisiéramos ser recordados.

nayelipereznegron

Presidenta y fundadora de la Fundación Luchando Por Ángeles Pequeños (LPAP).

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado