¿CONOCES LOS TIPOS DE LACTANCIA?

Con este artículo sobre la lactancia materna y los tipos que hay, le damos la bienvenida a Paulina de la Torre, nueva columnista de 360, quien nos compartirá, mes con mes, temas sobre maternidad ¡En hora buena Pau!

POR: PAULINA DE LA TORRE MONTERO Asesora de lactancia certificada y madre lactante. FOTOS: LUIS MELÉNDEZ

La lactancia materna fue, es y siempre será lo más natural. Gracias a ella hemos evolucionado como especie. Es fuente de vida y nutrientes, es alimento mágico, oro líquido, vínculo de amor y conexión que vuelve sanos, fuertes y felices a nuestros hijos.

Paulina y su hija Katalina Randall de la Torre.

Lamentablemente, con la cultura del biberón en los años 80’s y la sobresexualización del cuerpo femenino y los senos, gracias a la sociedad occidental machista, películas, publicidad, entre tantos otros factores, las madres lactantes poco a poco se han ido convirtiendo en blancos fáciles para aquellos ojos de la sociedad que solo buscan juzgar y desprestigiar; sin olvidar que la lactancia es alimento, fuente de vitaminas y minerales, grasas buenas para el bebé, hormonas de crecimiento, proteínas, hidratos de carbono, aminoácidos, inmunoglobulinas… Además, la lactancia materna ayuda a mejorar la salud, ya que reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario, hipertensión y enfermedades cardiovasculares.

¡Es completamente gratis! y contribuye a un mundo más sostenible con el medio ambiente. ¿Y aún siguen teniendo dudas de por qué la lactancia materna es lo mejor
para nuestros hijos? Dentro de la maternidad existen diferentes tipos, tiempos y formas de amamantar a nuestros hijos; además que existen incontables mitos que lamentablemente siguen siendo un factor grave por el cual muchas mujeres abandonan la lactancia antes de tiempo o, peor aún, nunca la llevan a cabo.

Si por alguna razón la mamá dejó de lactar, y desea volver a hacerlo, hace falta tener una fuerza de voluntad grande, ¡pero es posible!

LACTANCIA MATERNA EXCLUSIVA:

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la UNICEF, la lactancia materna exclusiva debe de llevarse a cabo desde los primeros minutos del nacimiento hasta los 6 meses del bebé, y significa que no debemos de darle a nuestros hijos nada que no sea leche materna. Una vez comenzada la alimentación complementaria, con orientación y guía de un pediatra o nutriólogo(a) infantil, se puede eligir un método: BLW (todo en trozos) o tradicional (papillas), y será como su nombre lo indica, complementar a la leche materna, la cual es el principal alimento. Cumplidos los 12 meses podemos introducir, si así lo deseamos, leche de vaca. Pero las organizaciones de la salud recomiendan que la lactancia materna se extienda hasta los 2 años de vida por los beneficios infinitos que trae consigo.

LACTANCIA PROLONGADA:

La lactancia prolongada o extendida es aquella en la cual se sigue ofreciendo y nutriendo con leche materna a niños mayores de 2 años. Aunque en otras culturas es algo habitual y cotidiano, la lactancia materna por encima de los dos años o, más preocupante aún, por encima del año, 9 meses o hasta de los 6 meses es relativamente poco frecuente en los países occidentales. Por muchas creencias falsas y mitos, como “después de los 6 meses la leche se convierte en agua”, poco se sabe que la leche materna entre más tiempo pase, más nutrientes contiene. Después del año de vida proporciona el 37 por ciento del calcio necesario para sus huesos, un 45 por ciento de proteína necesaria para que crezcan sanos, más de un 80 por ciento de vitaminas B12, A y C, disminuye aún más el riesgo de que nuestros hijos padezcan diabetes tipo 1 y 2, además ayuda al desarrollo cognitivo e intelectual.

LACTANCIA EN EL EMBARAZO:

Otro de los mitos preocupantes es: si una mujer está esperando otro bebé y continúa con la lactancia puede que se ocasionen consecuencias graves para el bebé en formación. Lactar mientras se está esperando no es causa de abortos, partos prematuros, ni daños a la salud de ninguno de nuestros hijos.

Lo que puede suceder es que nuestra leche cambie de sabor por las hormonas nuevas que se producen y esto puede provocar que nuestros hijos mayores que siguen lactando decidan destetar por sí solos. También los pechos pueden llegar a sentirse más sensibles y aquí es cuando una por sí misma decide si comenzar el proceso de destete respetuoso, es decir gradualmente y poco. Pero nunca cortar la leche repentinamente, ya que esto puede provocar daños graves de salud en la madre, como una mastitis o infecciones. También es falsa la creencia de que se retrasa el crecimiento del bebé en el vientre o que no adquiere peso, creyendo que el hijo mayor se puede estar “robando” la leche del bebé en gestación. Siempre se debe de ir de la mano con un buen pediatra actualizado y mientras no haya contraindicaciones médicas, amenazas de aborto previas, signos de parto prematuro o insuficiente ganancia de peso, sin ningún problema se puede seguir amamantando embarazada.

LACTANCIA MÚLTIPLE O TANDEM:

Muchas mujeres al momento de recibir a un nuevo integrante de la familia deciden continuar con la lactancia y amamantar a los 2 hijos, y en algunos casos, como es en aquellos que se tuvo un parto gemelar, de mellizos o hasta más hijos al mismo tiempo, llevar a cabo la lactancia con todos aquellos. Debemos de tener en cuenta la importancia de darle prioridad y mantener bien nutrido y alimentado al recién nacido. No es necesario asignar un pecho a cada niño, ni mucho menos organizar las tomas por horas, la lactancia siempre debe de ser a libre demanda. Puede decidir si darle exclusividad al nuevo integrante y comenzar un destete respetuoso o continuar ofreciendo a ambos, sabiendo que esto no afecta la salud de ninguno.

La lactancia gemelar, de múltiples o de más bebés usualmente se ve menos que cuando se tuvo un parto único. Principalmente por el miedo de la madre de no lograrlo, profesionales de la salud poco informados o actualizados con estos casos y/o falta de apoyo familiar. Y muchas de las veces, si se llega a lograr la lactancia con ambos o más bebés, antes de cumplir el mes suelen convertirse en lactancias mixtas (combinación de leche materna y leche artificial o fórmula).

Las bases de la lactancia en estos casos son exactamente las mismas que con lactancias con un solo hijo, es decir, saber que a mayor estímulo del pecho, más leche se produce. Sí llega a ser una lactancia más demandante y hasta a veces más frágil por el número de hijos, el sobrecargo de tareas, la preocupación de alimentar correctamente a todos los bebés, pero una mamá preparada puede lograr lo que se proponga.

VUELTA AL TRABAJO

Se cree que la madre no podrá continuar con su lactancia exclusiva al regresar al trabajo, y muchas veces se decide comenzar a implementar una lactancia mixta (combinar leche materna con leche artificial) o simplemente optar por alimentar al bebé con fórmula o sucedáneos. Y la realidad es que la lactancia materna exclusiva puede continuar perfectamente y sin problema, ya que existen distintos métodos: el biberón, pero según
la OMS se recomienda que el biberón se introduzca a partir del mes de lactanci, también
tenemos la jeringa, el vasito de boca ancha y la cuchara, todos estos recomendados por las organizaciones de la salud, si por regresar al trabajo nuestro bebé se llegara a quedar con un nuestra pareja, un familiar, una niñera o en guardería, sin problema alguno se pueden utilizar.

Carolina García

Nació en Saltillo, Coahuila en 1995. Ama la lectura y narrar historias. Es licenciada en comunicación por la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Coahuila. Participó en las antologías de cuento: “Imaginaria” (2015), “Los nombres del mundo: Nuevos narradores saltillenses” (2016) y “Mínima: Antología de microficción” (2018).

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado