ARTISTA DEL VIENTO UNE EL VINO Y EL ARTE

VIENTO

Artistas de todo México participan en el concurso para crear una etiqueta para el vino “Sol de noche”.

FOTOS LUIS MELÉNDEZ Y CORTESÍA

El vino y el arte están relacionados estrechamente; por ello, Bodegas del Viento creó el concurso Artista del Viento, para unir ambos en la etiqueta “Sol de noche” y apoyar a los artistas mexicanos.

“Hay un dicho que dice: ‘el vino es el único arte que se puede tomar’, y es muy cierto, el vino también es arte, a fin de cuentas.

“Entonces, yo quería mezclar lo que tenían para aportar los artistas mexicanos, y la intención es poder darles un empujón con nuestras plataformas de distribución”, explicó José Alejandro Dávila Villarreal, director de Bodegas del Viento.

VIENTO

Este año, se realizó la tercera edición, en la cual participaron aproximadamente 60 artistas de toda la república y votaron cerca de nueve mil personas.

Este concurso, único en México, lanza convocatoria anualmente en mayo. Todas las obras deben realizarse en cualquier técnica tradicional a mano, como óleo, lápiz o pastel. No se permiten medios digitales. El tema es completamente libre, aunque la mayoría de los participantes se basan en la marca o en la región, como la uva, el sarape y el viento.

En el proceso de selección de finalistas participan la familia fundadora, los colaboradores de la empresa y el equipo de mercadotecnia. Posteriormente, los tres primeros lugares se eligen a través de votos en la página de Facebook de Bodegas del Viento.

VIENTO

La obra ganadora del primer lugar se imprime en mil o mil 500 etiquetas, según la producción de ese año, con los datos del artista en la contraetiqueta. Otros de los premios son botellas de vino y visitas guiadas al viñedo.

Para José Alejandro Dávila, el mayor reto en la realización de este concurso ha sido darle objetividad, para que tanto clientes como artistas queden complacidos con los resultados.

“Eso es lo difícil: darle objetividad, porque cada quien tiene muchos puntos de vista y opiniones y gustos diferentes”, apuntó.

Pero las satisfacciones son grandes, pues han podido impulsar a los artistas y darles esa presencia en sus productos. Esperan que más personas se animen a participar en las próximas ediciones, para seguir promoviendo el arte y el buen vino.

A futuro, Bodegas del Viento buscará posicionar el concurso para que sea uno de los más reconocidos y buscados del país. Además, abrirá un museo en el viñedo para exponer permanentemente a los ganadores de cada edición.

Quijote 2020 por Claudia Carmina Acopa. Tercer lugar 2020.
Quijote 2020 por Claudia Carmina Acopa. Tercer lugar 2020.

Redes sociales

Facebook: Bodegas del Viento

Instagram: @bodegasdelviento

Sitio web: http://bodegasdelviento.com

AKAY, primer lugar 2020

VIENTO

Obra: El Sarape

Técnica: Acrílico sobre papel

Originaria de Monterrey, es estudiante del séptimo semestre de la Licenciatura en Artes de la UDEM. Conoció el concurso cuando su padre, quien es de Saltillo, le compartió la convocatoria. Aunque el diseño de etiquetas no es su fuerte, se animó a participar.

Preparó más de 10 bocetos, hizo múltiples pruebas, se puso en el lugar de cliente y se empapó de diseños de diferentes botellas para encontrar los elementos de su obra: el sarape y las uvas, una representación del trabajo de los saltillenses para crear el vino.

Lo más difícil fue tener la confianza en sí misma para participar, y elegir el diseño final, pues tenía tres opciones. “No pude decidir por mí misma, porque enserio me encantaban. Entonces, siento que como que necesitaba ayuda para decidir”, explicó.

VIENTO

Ganar este concurso es un logro importante en su carrera, que incluirá en su currículum y portafolio; pero también tiene un significado especial, pues muchas personas comprarán la botella con su etiqueta. “Siento que es algo que le da más valor”, expresó.

AKAY ha participado en otros concursos, uno de ellos realizado por la Organización de las Naciones Unidas en Alemania para el diseño de una postal de año nuevo, en 2019. Además, ha hecho tres murales feministas en eventos a beneficio, uno para el Ecochallenge, en domicilios particulares y en un call center de Monterrey. También participará en un mural en homenaje a una ciclista que falleció en un accidente en San Pedro Garza García.

Instagram: @akaystreetart

Adriana Cerecero, artista multidisciplinar invitada por Bodegas del Viento

VIENTO

Obra: Sol quemado

Técnica: tintas naturales, grabado, resina sobre papel de fibra de amate

Maestra en arte y arquitecta, con proyección internacional de su obra en España, Bulgaria, Corea, Francia, Italia, Estados Unidos y México. Seleccionada a participar en diversas residencias artísticas y en cuatro ferias internacionales. Es fundadora y directora de Casa Calvià, Art tales, una zona de contingencia creativa y residencia de artistas en Saltillo, Coahuila.

Adriana tiene una relación estrecha, desde hace 38 años, con el vino, acompañando su cena diaria. Considera que la cultura del vino va más allá de ser un producto de lujo, sino de uso común, por los múltiples beneficios que da al cuerpo.

Ha tenido la oportunidad de vivir en Mallorca, España, una isla con más de 14 bodegas vitivinícolas. Sobre los eventos anuales de degustación, comentó: “fue para mí un gusto disfrutar esa mezcla entre visual y degustativa, es ahí donde me encontré que la creatividad tiene un lugar definitivo para encontrar una simbiosis entre imagen y contenido”. Estas bodegas invitan cada año a un artista de reconocida trayectoria (Rebeca Horn, Erwin Bechtold, Miquel Barceló, entre otros) para representar sus vinos, un punto a tomar en cuenta por los críticos del vino.

VIENTO

En su obra incluyó círculos -una figura que es constante en su producción artística-, espinas, piedras y petrograbados. Además, agregará luz a la fibra de amate, que revive con ella y potencializa el efecto.

Para su creación, tomó en cuenta las “constelaciones y aguas labradas sobre piedra, cuya erosión es la firma del viento. Fueron la primera expresión de los inmemoriales pobladores de Coahuila. Imágenes que circundan este sol requemado del desierto que anochece, manteniendo su incomparable fuego intacto, establecen un paralelismo con la anatomía del vino, que también se rige por los cuatro elementos, pues el vino es una expresión en sí mismo y un depositario del espíritu crepuscular y nocturno”.

Maricela Quiroga Díaz, primer lugar 2019

VIENTO

Obra: Vino de noche

Técnica: mixta

Artista plástica, maestra desde hace 20 años y apasionada del arte, se encuentra en continua creación de obra y vive sembrando el arte en el corazón de los alumnos de su academia.

“Creo que es una gran herramienta que puede mover al mundo, sembrar buenas ideas en los demás”, expresó.

Decidió participar en Artista del Viento por invitación de un amigo, quien le envió la convocatoria y le animó. Maricela investigó sobre las bodegas, el proceso de creación del vino y cómo el lugar de siembra da un toque diferente a la uva.

VIENTO

“Entre nubes que tocan las montañas, los rayos del sol acarician la vid para hacer crecer las uvas que darán vida al sol de noche. Los colores entre pinceles cuentan esta historia como ‘vino’ del sol”.

Ganar este premio supuso una emoción y alegría para Maricela, y sigue llenándola de bendiciones. “Los sentimientos empezaron desde antes; tanto apoyo, tanto cariño, mi familia y amigos que se emocionaron junto conmigo y me ayudaron pasando la voz. Fue increíble sentirte acompañada, arropada, y todavía más en el último día”, explicó.

Avatar
Carolina García

Nació en Saltillo, Coahuila en 1995. Ama la lectura y narrar historias. Es licenciada en comunicación por la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Coahuila. Participó en las antologías de cuento: “Imaginaria” (2015), “Los nombres del mundo: Nuevos narradores saltillenses” (2016) y “Mínima: Antología de microficción” (2018).

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado