ANA MARY LÓPEZ Y GERARDO ARIZPE AMOR ETERNO

Por: Humberto Casas 

Un destello blanco que entró al espacio de la Catedral de Saltillo, atrajo todas las miradas de la gente que se reunía por ahí. Ana Mary López Ramón caminó del brazo de su padre Alfredo López Villarreal hacia la entrada del templo.

Los primeros en caminar hacia el altar fueron Gerardo Arizpe Aguirre, junto a su madre Conchita Aguirre de Arizpe. Seguidos de Luis Arizpe Jiménez y Ana María Ramón de López, consuegros. Por último la novia con una sonrisa en la cara recorrió el largo pasillo rodeado de flores.

 Ana Mary y Gerardo se dijeron los votos nupciales con los que quedaron oficialmente ante Dios como marido y mujer. Los padrinos de los objetos simbólicos de la ceremonia fueron; Andrea López y Alejandra Arizpe de los anillos, las arras se las otorgaron Alfredo López y Adriana Arizpe; Mariana López y Andrea Arizpe les colocaron el blanco lazo que selló su amor para siempre. 

En medio de gritos, aplausos y cientos de pétalos de rosas blancas los esposos salieron y levantaron los brazos en alto, con una expresión de felicidad. Se dieron un beso que hizo crecer la emoción de los presentes y partieron hacía el domicilio de ella para celebrar la recepción del evento. 

Al atravesar las puertas del lugar, para caminar por un amplio pasillo rodeado de grandes árboles, había en cada uno de estos un violista, quienes tocaron a una sola melodía para recibir a todos los invitados, los cuales empezaban a entrar en un espacio parecido al de un cuento de hadas. 

Para iniciar el festejo y como lo marca la tradición, Ana Mary bailó con su papá al son de “I loved her first”, balada country de Heartland, que hizo brotar algunas lágrimas de quien presencio tal momento. Luego llegó el turno de que Gerardo creara un recuerdo inolvidable al moverse con su madre a la tonada tranquila de “You’ll be in my heart”. Para relajar un poco el ambiente los hermanos bailaron con los novios, en un ritmo más animado con la canción “One Call Away”. 

Sin embargo, el momento más emotivo de la noche fue cuando la pareja bailó su primera canción como marido y mujer, que fue la romántica “Otras vidas” de Carlos Rivera. Luego de que cientos de papelitos blancos rodearon a la pareja, la fiesta dio inicio y con ello la diversión junto a todos sus invitados y amigos.

No hay comentarios

Comentarios cerrados