AGRADECER Y DAR PARA FORTALECER LOS LAZOS FAMILIARES

¡Las fiestas han comenzado! Aprovecha cada celebración para expresar gratitud y mejorar tu salud mental.

¡Las fiestas han comenzado! Aprovecha cada celebración para expresar gratitud y mejorar tu salud mental.

Por: Carolina García

Según expertos en desarrollo humano, la gratitud es un valor que puede ayudar al crecimiento personal, mejora la salud mental y fortalece los lazos familiares.

Investigadores de la Universidad de California y la Universidad de Oregon encontraron que practicar la gratitud puede modificar regiones del cerebro relacionadas con la depresión y la ansiedad.

Así lo corroboran diversos estudios, como el realizado por el Dr. Martin Seligman, principal precursor de la psicología positiva.

“Obtiene evidencia que al enfocar nuestra atención en las cosas buenas que nos pasan y hacernos conscientes escribiéndolas aumenta nuestro bienestar y sentido de la vida”, explicó Ana Celia Aguirre Villarreal, maestra en Desarrollo Humano.

Las tradiciones y celebraciones son una oportunidad para inculcar este valor a los niños. Sin embargo, de acuerdo con Verónica Barreda Alcocer, especialista en psicoterapia gestalt, las familias deben fomentarlo a través de acciones.

“No importa lo que digamos, con nuestros hijos importa lo que nosotros modelamos. Las palabras son palabras. Entonces ¿qué necesitamos hoy? Modelarle. Ser el ser humano que nosotros queremos que nuestros hijos sean”, señaló Barreda Alcocer.

Esto se logra gracias a la unión familiar y construirla requiere una comunicación profunda, que no permanezca en aspectos superficiales.

¡Las fiestas han comenzado! Aprovecha cada celebración para expresar gratitud y mejorar tu salud mental.
Verónica Barreda Alcocer y Norma Beatriz Aldape.

De acuerdo con Norma Beatriz Aldape, experta en desarrollo humano y educación a través de celebraciones como el Thanksgiving y la Navidad, las familias pueden capitalizar las tradiciones para generar un sentido de pertenencia, fomentar la unión, mejorar la comunicación y crear vínculos.

“Lo importante sería buscar la conexión con la familia, a lo mejor con el pretexto de las fechas retomar lo básico: qué sé yo de ti como mi papá, como mi mamá, como mi hijo, como mi esposo.

¿Realmente qué tanto sé de ti, qué tanto sabes tú de mí? Abrir los espacios de comunicación precisamente con este pretexto”, dijo Aldape.

El valor de la gratitud es clave al momento de lograr esta unión. Por ello, es indispensable incluirlo en la práctica cotidiana, no sólo en ocasiones especiales. Barreda Alcocer señala que esto tendrá un impacto positivo en el desarrollo de los niños, pues los volverá más optimistas, tendrán mayor confianza y autoestima.

“No hay como practicar el agradecimiento, ¿cómo nos volvemos expertos en el fútbol? Practicando. ¿Cómo te vuelves experto en escribir en la computadora? Practicando. No hay otra manera de hacerlo.

“Necesitamos practicar el agradecimiento. Hacerlo una parte de nosotros. Entonces, finalmente te dará resultados”, agregó la especialista en educación.

Esto se logra a través de acciones: al centrarse en los aspectos positivos en lugar de los negativos, al compartir la mesa, al reunirse con los seres amados, realizar actividades con los hijos o al ser altruista.

De acuerdo con la Universidad de California, el expresar agradecimiento puede traer efectos positivos aunque no se comparta con otros, pero para alcanzar los beneficios se debe ser constante.

“Sugieren escribir diariamente al menos tres cosas por las que estamos agradecidos. Si alguna familia celebra en casa podría hacer el ejercicio y compartir cada quien sus razones de agradecer y así fortalecer los lazos con nuestros seres queridos”, apuntó Aguirre Villarreal.

¡Las fiestas han comenzado! Aprovecha cada celebración para expresar gratitud y mejorar tu salud mental.

Barreda Alcocer considera que ser agradecido es la clave para modificar no sólo las prácticas familiares, sino la dinámica en la escuela y en la sociedad.

“Si cada uno de nosotros y cada una de las familias se propone empezar a modelar y a vivir los valores en casa esto tiene que permear. Esto tiene que tener un cambio allá afuera”, explicó.

Durante las fiestas de Thanksgiving, posadas, Navidad y Año Nuevo se puede poner en práctica este valor para después incluirlo en la vida cotidiana y obtener los beneficios personales y familiares del agradecimiento.

¿Cómo convivir durante las fiestas?

Las fiestas son una oportunidad para convivir en familia y para evitar conflictos es necesario practicar la aceptación positiva incondicional, es decir, comprender que todos tienen derecho a ser diferentes, explicó Barreda Alcocer.

“Voltear nuestro foco, hacer una invitación de forma diferente y hacer el compromiso, todas y todos de por lo menos ese día, esa noche. Vernos de una forma positiva incondicional sabiendo que tú eres diferente a mí”, señaló.

Si una persona no desea acudir o no quiere hablar en ese momento es necesario reaccionar de manera positiva, mostrar apoyo, y permitir que el otro actúe como se sienta más cómodo.

No hay comentarios

Comentarios cerrados