¡ADIÓS 2021!

Pasado pisado.

Infancia como la que tuvimos no volverá más. Los Centennials no tienen idea del gozo de patear un bote sobre la calle. No conocen el olor de la tierra mojada para hacer pasteles de lodo ni saben que, si les da sed a mitad de la tarde, el agua más fresca es la que sale directo de la llave del jardín de la vecina. A través del tiempo y con el crecimiento abismal de la tecnología y las redes sociales, poco a poco nos fuimos guardando en nuestras casas y con ello nos vinieron los temores, la depresión y la protagonista que inició en marzo del 2020: la incertidumbre.

Desde entonces, caminamos en días nebulosos en los que a veces se puede ir al trabajo de manera presencial y en otras veces, virtual; a veces los restaurantes te permiten sentarte en sus mesas mientras entres con el cubrebocas puesto y te lo quites al sentarte en tu mesa y otros donde hay que pedir para llevar. Tenemos la paranoia de que si la vacuna sirve, de que si le hizo reacción a un conocido o que si la que te pusieron no te la valen en ningún viaje al extranjero.

La estabilidad que conocieron nuestros padres se volvió visión remota, un espejismo. Sin embargo, nos ha dejado algo muy claro: llueva, truene o relampaguee lo más importante es la salud y también la convivencia en familia, ya que esta última es un medicamento natural para la salud emocional.

No importa que no tengamos mucha certeza sobre lo que nos depara el 2022. Sabemos que hay que estar atentos y ser flexibles. Entonces, tan importante es tener un trabajo (estable, por contrato, por evento o hasta ocasional) como tener estabilidad emocional que, ojo, también es salud.

En el período pospandémico miramos con más respeto enfermedades como la depresión o la ansiedad pues reconocemos que la parte socioemocional es la que nos hace humanos, la que nos permite vincularnos unos con otros.

A unos días de cambiar de año, nos hacemos una idea de que la incertidumbre no nos dará tregua. Pero llevamos casi dos años de haber aprendido a andar a tientas por lo que ahora somos más fuertes, especialmente en el interior.

El 2020 y el 2021 nos han ofrecido numerosas ocasiones para reflexionar sobre lo que estamos viviendo y nos hemos fortalecido de adentro hacia afuera. El 2022 nos retará muy fuerte para usar todas nuestras herramientas interiores.

¿Ya estás listo? Prepárate, pues aún estamos a tiempo y estoy segura que todas las respuestas que buscamos las encontraremos solamente en nuestro interior.

Feliz Año Nuevo. ¡Adiós 2021!

Twitter: @claravillarreal

contacto@claravillarreal.com 

Clara Villarreal

Consultora de imagen personal, etiqueta empresarial y protocolo Institucional y organizacional.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado