8 razones para visitar San Blas

Abrazado por el Océano Pacífico deslumbra un preciado tesoro colonial.

 

Fundado por Nuño Beltrán de Guzmán, el origen de San Blas se remonta a la segunda mitad del siglo XVII, época en la que fue construido como astillero y punto de salida para los viajes de colonización de la Corona Española, siendo la primera aduana marítima del Pacífico y el puerto más importante de esta zona en la época de la Colonia.

Sin embargo, San Blas, actualmente es un puerto mágico lleno de historia y de riquezas naturales. Sus atractivos ofrecen maravillosas aventuras en sus esteros, manglares y parques nacionales. Sus playas, gastronomía típica, diversidad ecológica y su legado colonial lo hacen único. Sin duda, un destino obligado a conocer.

 

El fuerte de la contaduría.

Alguna vez considerado la más importante estación naval de la Nueva España, San Blas necesitaba un fuerte que protegiera al puerto de los ataques que podían llegar por vía marítima. Así fue que en 1760 se construyó el Fuerte de la Contaduría sobre el Cerro de Basilio. Desde ahí podrás gozar de una privilegiada vista y también visitar el Templo de la Virgen del Rosario.

 

La Tovara

En este extenso manantial, la vegetación es frondosa y la fauna diversa, de ahí que sea ideal para recorrerse en lancha. De estos paseos podrás optar por uno largo embarcándote desde La Aguada, o uno corto si sales del embarcadero turístico de La Tovara. No importa cual escojas, recorrer estos humedales mientras observas su riqueza natural será una muy grata experiencia.

 

Antigua aduana

Es un edificio de estilo colonial, construido con el fin de servir como oficina de control de tráfico del puerto San Blas. En la actualidad es la Casa de la Cultura en la cual se alberga un museo en el que se encuentran algunas piezas prehispánicas encontradas en algunas localidades, también podrás apreciar vestigios de su construcción basada en gruesos y sólidos muros, así como los antiguos arcos de su portal de acceso.

 

Panadería de Juan Bananas

Una panadería con este nombre te hará pensar en una cosa: pan de plátano. Y no estarás equivocado, pues el famoso personaje Juan Bananas lleva haciéndolo desde la década de los setentas cuando llegó a estas tierras bajo el nombre de Juan García. Además de que podrás deleitarte con su pan que con suerte te tocará recién salido del horno, Juan Bananas es un excelente guía turística. ¡Pídele consejos!

 

Marismas nacionales

Extenso complejo de lagunas costeras sobre manglares, lodazales, pantanos y cañadas; un corredor biológico de gran importancia, la alimentación y reproducción de las aves residentes y migratorias.

La reserva tiene uno de los sistemas de humedales de mayor relevancia en la costa del Pacífico, también está conformada por densos bosques de manglares que representan el 20% de la totalidad de mangle existente en nuestro país.

 

Playa matinché

Con siete kilómetros de largo, arena suave y oleaje tranquilo esta playa es un excelente destino para pasar un agradable día bajo el sol. También es ideal para practicar todo tipo de deportes acuáticos como surf, velo, jet-ski, buceo o cualquier deporte playero como volibol o la típica cascarita de futbol. El lugar también te ofrecerá un rico pescado zarandeado y es famoso el pan de plátano, zanahoria y coco.

 

Parque nacional isla Isabel

Esta isla que tiene una superficie de 82 hectáreas fue catalogada Parque Nacional en 1980. Es un lugar ideal para disfrutar de los amaneceres y atardeceres enmarcados por el Pacífico, pero también es hábitat de una gran variedad de aves que se alimentan de lo que les proporciona el mar. Será un gran paseo e incluso hay posibilidad de acampar una noche en la isla. Si la visitas durante el invierno abre bien los ojos porque pasarán ballenas.

 

Playa Aticama

Famosa por sus ostiones frescos, es un muy placentero lugar para disfrutar de la vista al mar.

Cuenta con arena fina y oleaje suave, siendo también un destino ideal si quieres nadar en las aguas del Pacífico. Muy cerca de esta playa se encuentra el Arroyo Aticama en donde podrás gozar de un chapuzón. Para relajarte con un libro, ir en familia, tomar un baño de sol o comer rico, visita Playa Aticama.

 

Singayta

Una ruta ideal para avistamiento de aves, podrás pasear en lancha a través de sus manglares para disfrutar de este santuario en donde habitan alrededor de 350 especies de ellas. Pero aunque ver aves no te llame tanto la atención, el lugar es ideal para otro tipo de actividades ecoturísticas. Puedes pasear a caballo, en bicicleta, tomar largas caminatas entre la selva y más. Sin duda no te arrepentirás sin importar cuál actividad realices.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado