Quizá tengas el síndrome de desorden financiero y no te has dado cuenta

Trucos Psicológicos que te ayudarán

El gasto excesivo no es solamente un capricho, puede convertirse en una manía enfermiza que puede lastimar tu económica. En ocasiones compramos artículos que no sirven de nada y que al final se empolvan en casa. Ese dinero se puede gastar mejor en un viaje, ¿o no lo crees?

Todo está en la mente, por eso te compartimos algunas recomendaciones psicológicas que te podrán ayudar a ahorrar dinero:

Haz una “pausa consciente” antes de gastar

Reprime una compra impulsiva tomando en cuenta la recomendación de la psicóloga April Lane Benson, PhD, autora de Comprar o No Comprar: ¿Por qué tenemos una tienda abierta y Cómo parar?

Lo llama una “pausa consciente” antes de sacar la tarjeta de crédito. Ella sugiere que te muevas a un lugar apartado de la tienda y te hagas las siguientes preguntas antes de comprar:

-¿Por qué estoy aquí?

-¿Cómo me siento?

-¿Necesito esto?

-¿Qué pasa si espero y lo compro luego?

-¿Cómo lo pagaré?

-¿Dónde lo pondré?

Entonces, solo realiza la compra si estás seguro de que es algo que necesitas.

Reduce y limita el número de tiendas a las que entras

Cuantas más tiendas visites, más comprarás. Puede decirse que a cada diferente tienda que entras a buscar un mismo producto estás realizando una compra de comparación. Mientras más “trabajo de campo” realices, sentirás la necesidad de “recompensarte” por tu esfuerzo.

 

Pregunta a un extraño

Un artículo en la revista Social Influence descubrió que casi el 70 % de los obsequios navideños se usan con menos frecuencia de lo que las personas anticipan o creen. Por lo tanto, si no estás seguro es mejor que preguntes a esa persona qué es lo que piensa y si le es funcional.

Date otra vuelta

El acto de ir de compras dispara placer en tu cerebro. A medida que la sustancia dopaminérgica del cerebro, la cual se siente bien, fluye a través de las sinapsis. La euforia de un comprador puede secuestrar su mente, haciéndole comprar cosas que no necesita o incluso realmente desea, según el Wall Street Journal.

Para minimizar este efecto, la periodista Tara Parker-Pope sugirió que te alejes de una posible compra y regreses al día siguiente para ver si todavía la quieres. Ella explicó que esto “eliminará la novedad de la situación y te ayudará a tomar una decisión más clara”.

No hagas amistad con el personal de ventas

Cuanto más interactúas con ellos, más probable será que compres algo, señaló el sitio Forbes.com. El resultado de esta mala decisión se debe a que no quieres defraudar a esa persona que te ayudo y dedicó su tiempo a complacerte en la búsqueda de tus gustos y necesidades.

 

Deja tus tarjetas en casa

Varias investigaciones demuestran que las personas están dispuestas a gastar más dinero en plástico que en efectivo. El efectivo es la forma de pago más visible que existe y si cargas con cierta cantidad es más fácil que gastes lo necesario.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado