Widgets Magazine

De la competencia a la excelencia

La Final de Clásico Regio nos mostró a los mejores equipos, la mejor afición y la más alta exigencia para todos

 Todavía se siente la emoción, para unos una alegría que los desborda para otros una tristeza que viven con aguante. La Final se vivió entre los equipos rivales de la localidad: Tigres contra Rayados. Los resultados, ya los hemos visto, festejado o llorado, pero hay mucho más que un trofeo entorno a esta competencia. Lo que más me llena de orgullo es que tanto el campeón como el subcampeón son de casa, son equipos regiomontanos. Los futbolistas más talentosos representan a esta ciudad. Desde luego, no todos son nacidos en esta tierra. De hecho, los Directores Técnicos le han apostado a seguir las carreras de futbolistas locales, nacionales y también extranjeros. Cuando un jugador destacado de talla internacional se suma a un equipo local, el nivel de todo el equipo sube. Así, los Directores Técnicos, estrategas del balompié, han sabido subir la vara cada vez un poco más.

Esto ha traído como consecuencia que los equipos son cada vez más competitivos. En este sentido, vale la pena preguntarnos, y fuera de la cancha, ¿cómo nos hacemos más competitivos? Competir es algo que hemos hecho toda la vida, y los regios nos hemos ganado esa fama, pero ¿cómo lograr que la competencia nos haga mejores?, ¿cómo si la principal competencia es contra uno mismo? sin importar la ciudad o el país donde vivimos. Creo que se trata de huir del conformismo, sacarle la vuelta a la comodidad y de siempre tener una meta más alta, deja atrás el “ya casi”. Para lograrlo, debemos ser capaces de evaluar con sinceridad nuestra situación personal, familiar, sentimental, laboral o la que queramos mejorar.

Después tenemos que definir que aspectos podríamos mejorar. Obviamente siempre hay mucho trabajo, siempre podemos ser más delgados, compartir más tiempo en familia, disfrutar más noches románticas o ganar más dinero. Pero podemos elegir un aspecto y concentrarnos solamente en ese. Lo que sigue es perseverar con paciencia, dedicación y sin perder el entusiasmo. Así, poco a poco ganaremos nuestras propias victorias no solamente en deportes sino en todos los aspectos de nuestra vida. Si no es ahora, ¿cuándo?, si no soy yo ¿quién?

Twitter: @claravillarreal

contacto@claravillarreal.com

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado